LA MARA SALVATRUCHA EN EL MUNICIPIO DE TAPACHULA

LA MARA SALVATRUCHA EN EL MUNICIPIO DE TAPACHULA

PRINCIPAL

GALERIA DE FOTOS

"En la oscuridad, entre la selva, acecha un racimo de rostros con lágrimas tatuadas en las mejillas. Esperan el paso del tren de carga. Es el infierno que se lleva dentro. Es la furia irracional, inhumana, sórdida. Es la Mara Salvatrucha a punto de saltar sobre los indocumentados que acaban de cruzar la frontera rumbo a la tierra prometida que imaginan en el paraíso capitalista del norte", escribió Rafael Ramírez Heredia para referirse a "La Mara".

La realidad que inspiró a Ramírez para describir a la Mara Salvatrucha, es ahora mucho más amenazante.

La Mara Salvatrucha , aparecida en la América Central hace algunos años, combina el vínculo religioso con la práctica mafiosa. Hoy, sus organizaciones filiales se extienden también por México, Estados Unidos y Canadá.

Según el investigador Hugo Ángeles Cruz, del Colegio de la Frontera Sur, si bien las evidencias señalan que las bandas de maras se constituyeron en Estados Unidos, existen referencias que indican que, para los años sesenta y setenta, en El Salvador ya existían estos grupos de niños y adolescentes en las calles, es decir, eran jóvenes que se juntaban en las esquinas para jugar y "echar relajo".

A finales de la década de los ochenta, explica, comienzan las deportaciones de Estados Unidos de jóvenes pandilleros salvadoreños y hondureños hacia sus países de origen, como resultado del proceso que la justicia estadounidense había seguido contra ellos por haber cometido algún delito. Por otra parte, en estos mismos años se inicia un proceso de retorno de emigrantes centroamericanos desde Estados Unidos hacia sus países de origen.

A principios de los años noventa se calcula que en Los Ángeles la pandilla Barrio 18 tenía alrededor de 10 mil miembros y la Mara Salvatrucha aproximadamente 5 mil.

Actualmente hay bandas de Mara Salvatrucha en distintos países de la región centroamericana y en diferentes ciudades de México. En la frontera sur de este país las bandas han aumentado su presencia y ya no se circunscriben a las ciudades de las regiones de la frontera sur y norte; existen evidencias de bandas de maras en Oaxaca y Jalisco. En la frontera sur de México las bandas estos grupos comenzaron a ubicarse en 1996-1997.

Para esos años, su espacio de acción se concentraba alrededor de las vías del tren que corre de la fronteriza Ciudad Hidalgo a Tapachula, y los emigrantes centroamericanos constituían su principal objetivo para asaltarlos. Sin embargo, en años recientes los medios de comunicación dan cuenta de una especie de invasión de la Mara Salvatrucha a la región fronteriza del Soconusco, especialmente a la ciudad de Tapachula.

Nadie dude ahora que "La Mara" tiene la capacidad suficiente para convertirse en una organización delictiva de tintes trasnacionales como la Mafia Rusa, los cárteles americanos o el yakuza japonés.

Debo advertir que según fuentes migratorias estadounidenses "La Mara" podría tener poco más de medio millón miembros en Guatemala, Honduras, El Salvador, México, Estados Unidos y Canadá. El problema se agrava porque según cálculos de autoridades norteamericanas las pandillas han crecido en un 327% desde 1992.

El crecimiento de "La Mara" se ha convertido en una preocupación de seguridad transnacional.

"La Mara" es efecto del vacío de poder que caracteriza a la parte media del continente americano. Es el brazo armado del hampa organizada que utiliza los valores religiosos para lograr la coherencia de muchos miles de adherentes. Es una organización delictiva, a la que ningún Estado europeo vacilaría en calificar de organización nociva para que los habitantes del viejo continente se cuiden de acercarse a ella.

La Mara Salvatrucha se ha caracterizado por su actuación violenta en contra de los emigrantes indocumentados (robo, violación y asesinato) y, aunque es difícil estimar el número de integrantes que conforman estas bandas, es un hecho que su presencia se ha extendido a diversos estados de la República Mexicana, principalmente a lo largo de los recorridos de los ferrocarriles que son utilizados por los emigrantes en su tránsito hacia los Estados Unidos.

El mayor despliegue se realiza en Tapachula, Chiapas, con la participación de más de mil cien efectivos del Instituto Nacional de Migración, Policía Federal Preventiva, Agencia Federal de Investigación, Policía Fiscal Federal, Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia y Sub-procuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada, así como de la Procuraduría General de Justicia.

Secretaría de Seguridad Pública y Secretaría de Salud del estado de Chiapas, los cuales cuentan con el apoyo de los mandos territoriales de las secretarías de la Defensa Nacional y de Marina Armada de México.

De manera coordinada se realizan acciones para atender la problemática generada por la presencia de la Mara Salvatrucha en la entidad y prevenir su dispersión hacia otros estados de la República Mexicana. De 2003 a la fecha han sido detenidos más de 1,100 integrantes de la Mara Salvatrucha en 21 entidades del país.

El objetivo principal del trabajo conjunto es desarticular estas bandas delictivas con estricto apego a la ley y con pleno respeto a los derechos humanos.